8/2/11 La gran extinción del Devónico



Hace cerca de 360 millones de años, al final del periodo Devónico, se produjo una de las mayores extinciones masivas de cuantas han sucedido en nuestro planeta. Entonces, y por causas aún no del todo aclaradas, más del 70% de todos los organismos vivientes, en su mayoría criaturas marinas, desparecieron sin dejar rastro. Hoy, en un artículo que publica la revista Proceedings, científicos de la Universidad de Chicago afirman que de no haberse producido aquél trágico episodio, los vertebrados no se habrían desarrollado tal y como lo han hecho. Y probablemente ni siquiera hubiera aparecido la especie humana.

Lauren Sallan y Michael Coates están convencidos de que fue precisamente aquella gran extinción en masa la que sentó las bases para el desarrollo de los vertebrados. Fue, aseguran, algo así como apretar el "botón de reseteo" de la vida en la Tierra, lo que preparó el terreno para la gran diversidad de vertebrados (entre ellos nosotros) que viven en la actualidad.


La
extinción del Devónico (que afectó especialmente a los mares y a sus habitantes) diezmó el número de especies justo en el momento en que los primeros vertebrados empezaban a arrastrarse fuera del agua. Un hecho que quizá les ayudó a estar entre los pocos que consiguieron sobrevivir a la catástrofe y que marcó el punto de partida evolutivo para todos los vertebrados.

"Todo fue arrasado, la extinción fue global - afirma Lauren Sallan - Y reajustó la diversidad de los vertebrados en cada uno de los ecosistemas en los que habitaban, tanto en agua dulce como marina, creando un mundo completamente diferente".

El periodo Devónico (entre hace 416 y 359 millones de años), se conoce también como la Edad de los Peces, debido al gran número de géneros y especies que se desarrollaron en los mares. Enormes placodermos (peces cubiertos de placas óseas), dominaban unas aguas en las que pequeños tetrápodos, tiburones de no más de un metro y otros vertebrados estaban en franca minoría.

Destacaba entre todos los placodermos el temible Dunkleosteus (imagen superior), el dueño de las mandíbulas más mortíferas de todos los tiempos. Un pez de diez metros y 3.500 kg de peso que, a pesar de no tener auténticos dientes, era capaz de machacar a sus víctimas con una mordida cuatro veces más fuerte que la de un Tyrannosaurus rex. Se ha calculado, en efecto, que era capaz de abrir su enorme boca en apenas dos centésimas de segundo, y morder ejerciendo una presión de 5.600 kg por cm cuandrado.

El Devónico era, pues, un reino controlado por criaturas dotadas de impenetrables armaduras óseas externas y en el que la fórmula de "llevar los huesos por dentro" estaba aún muy lejos de triunfar. La vida en tierra firme, por su parte, estaba dominada por grandes artrópodos (escorpiones gigantes), enormes ciempiés e insectos alados que ya habían aprendido desde el Silúrico, decenas de millones de años antes, a sobrevivir fuera del agua.





Les acompañaban, tímidamente, los primeros vertebrados anfibios, como Tiktaalik o Ichthyostega (en las imágenes de arriba), que apenas si se aventuraban a dar sus primeros y torpes pasos fuera del agua.

Sin embargo, a finales del Devónico y principios del periodo siguiente, el Carbonífero, los placodermos desaparecieron, y en los mares su lugar fue ocupado por los peces de aletas radiadas (Actinopterigios) y lobuladas, (Sarcopterigios), que han sobrevivido hasta la actualidad. "El Devónico se conoce como la Edad de los Peces -dice Sallan- pero se trata de los peces equivocados. Casi todos los que eran dominantes en el Devónico murieron al final de ese periodo y fueron reemplazados".

"Los roles siguieron siendo los mismos -afirma por su parte Michael Coates- pero los actores cambiaron. El reparto se transformó de forma dramática". Desde hace décadas, los científicos se preguntan cuál fue la causa de aquella extinción, una de las cinco mayores ocurridas en la historia de nuestro planeta. Y lo cierto es que aún no terminan de ponerse de acuerdo.

Muchos investigadores creen que se produjo como consecuencia de la caída de un gran meteorito. Otros hablan de una era glacial, una bajada tan drástica de las temperaturas que heló una buena parte del agua de los mares, que vieron así su nivel drásticamente reducido. Algunos creen que ese enfriamiento fue provocado por la gran variedad y difusión de plantas, que habrían fijado una buena parte del dióxido de carbono de la atmósfera y contribuido así a su enfriamiento.

De lo que no cabe duda es de que la extinción del Devónico se produjo, y que ésta acabó con los géneros y especies que dominaban entonces la Tierra. Los tetrápodos, como Tiktaalik, lograron sobrevivir de milagro. De hecho, también ellos casi desaparecieron del registro fósil. Pero algunos millones de años después se recuperaron y empezaron a expandirse, convirtiéndose así en los tatara tatara abuelos de la gran mayoría de los vertebrados que existen hoy en día, incluyendo mamíferos, aves y reptiles. Y por supuesto a los seres humanos.



Digg it StumbleUpon del.icio.us

5 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

Me gustó el post, muy curioso, y sencillito de entender y leer. Suerte con el examen, un beso^^

Sir Arthur dijo...

Em pece a leermelo para ver que de que iba, pero me he enganche y me lo lei entero XD.
muy chulo, ya habia visto un documental que trataba de esa era que es flipante, un tipo se dedica a nadar virtualmente por los amsres prehistoricos y se ven bancos de peces de 10 metros (los mas pequeños) y acojona un viaje

La Petite Poupée dijo...

Si tan complicado de entender no era, ¿verdad? :) Eso es evolución y lo demás, gilipollez absurda jajajaa

Besotes^^

La Petite Poupée dijo...

La personita en cuestión por quien va la entrada no es la primera vez que lo hace, ni que intenta imitarme. Pero es que esta última vez ha sido completamente descarado y directa: copiando expresiones, frases mías y cosas que hago.

Me cabrea ya... Me debería sentir bien por eso que dices de ser única e influenciable, pero es que algunas actitudes me cansan... Y más teniendo en cuenta que tengo dos blogs: personal y "profesional", donde hablo de proyectos literarios que llevo a cabo y demás.

Creo que la cosa da para otra entrada más profunda, así que la haré y me quedaré más tranquila y a gusto xDDD

Un beso, gracias por el comentario y perdona por el tocho xD

Lord Mayhem dijo...

Ya me imagino, de veras creeme que te entiendo porque me encuentro ultimamente en una situación prácticamente idéntica a la tuya.

Da coraje ver como te copian tu forma de ser y personalidad, además de frases y expresiones, a mi me pasa... es como si robaran un poco parte de ti y luego la usaran agenciandoselas como suyas... quedando esa persona como la genuina y la simpática.

En cambio, como ya te comenté, esto se debe en parte a dos cosas, la primera es envidia y admiración ante tu personalidad y la segunda es que esa persona no tiene ninguna personalidad ni creatividad para crear una personalidad propia... es una esponja, influenciable, que necesita modelos con el que poder forjarse una personalidad de plástico a partir de otra... (que de veces escribo la palabra personalidad xd)

Pero tu mentiendes... lo que más puede molestar es el hecho de que la gente piense que ella es así por méritos propios cuando el mérito es todo tuyo...

Generalmente, las personas somos con quien nos relacionamos, con quien compartimos nuestros momentos y eso nos forja como individuos a partir de las vivencias y experiencias adquiridas.. pero ello no conlleva a un plagiarismo y a un robo de tu forma de ser.. porque realmente puedes llegar a sentirte ultrajado.

No me enrrollo más, eso, gracias por tó :)

Publicar un comentario